Terapias alternativas y Diabetes


¿Es la insulina el único tratamiento? ¿Existe cura para la diabetes? ¿Funcionan los remedios naturales? Y preguntas similares que la mayoría de los diabéticos nos hemos realizado alguna vez. Debemos estar bien formados y tener espíritu crítico para reconocer una nueva línea de investigación o avances en el tratamiento y desechar las curas milagrosas y los remedios de curandero que circulan por internet.

Cada vez que busco noticias de actualidad sobre la investigación de la diabetes, me encuentro con multitud de artículos, anuncios, vídeos y páginas relacionados con “terapias” alternativas al tratamiento con insulina en la Diabetes tipo 1. En la mayor parte de los casos donde más proliferan son en países cuya sanidad no es pública y el tratamiento por tanto no está sufragado por el estado, haciendo casi imposible al diabético acceder a un medidor de glucosa. Que la diabetes es una enfermedad cara es innegable. Las cifras que se publican año tras año acerca del dinero gastado en tratamientos son abrumadoras y la tendencia va en aumento. Sigue subiendo el número de personas diagnosticadas y cada vez es mayor el abanico de productos relacionados con el tratamiento, tanto ofertado por laboratorios como por otras empresas que buscan un hueco en un mercado que continúa en expansión, vendiendo desde dulces “aptos para diabéticos”, suplementos vitamínicos, infusiones especiales, cremas… De todos ellos, el que más sorprende y a mi parecer es el más peligroso es el de los “remedios naturales” y otras curas o terapias milagro vendidas con sorprendentes testimonios de personas que han conseguido la curación completa gracias a unas hierbas, pastillas u otro remedio mágico.

No es de extrañar que la mayor parte de videos testimoniales, anuncios, páginas y demás publicaciones relacionadas con estas curaciones provengan de países en vías de desarrollo o con escasa cobertura sanitaria y con un nivel cultural más bajo, aunque ello no quita que también en países desarrollados haya gente que recurra a ellas.

Quiero hacer una diferenciación entre la medicina alternativa y los charlatanes de feria y curanderos que solo buscan lucrarse aunque para ello tengan que aprovecharse de gente enferma. Es cierto que existen algunas ramas de medicina tradicional o determinados remedios naturales que en determinados casos pueden resultar de ayuda para paliar determinados síntomas, como por ejemplo la Homeopatía. En mi opinión tanto el tratamiento como la posible cura de la diabetes está en manos de la ciencia, lejos de chamanes, tinturas y hierbas.

La ignorancia, la desesperación, la falta de recursos económicos… pueden hacer que la gente ponga sus vidas en manos de personas que lo único que buscan es hacer negocio vendiéndonos remedios que lejos de tener una eficacia comprobado, pueden incluso ser dañinos.

Desde mi punto de vista, se pueden incorporar determinados aspectos de otras terapias siempre y cuando respetemos nuestro tratamiento principal. A lo largo de mi experiencia como diabético he probado infusiones, suplementos vitamínicos, complementos dietéticos… sin dejar de lado los tres pilares fundamentales, insulina, dieta y ejercicio que han sido los únicos que han demostrado ser efectivos a la hora de tratar la diabetes.